PERU: DE RETAZOS, PANAKAS Y SAHARAUIS

Por: Hugo Cabieses Cubas*

Lima, 30 de setiembre del 2021 Fuente: INFO SUR Global.



Para nadie es un secreto que el gobierno del Perú actual es como esa frazada de retazos, que los gringos llaman “patchwork blanket” y nosotros diversidad de panakas. Panaka durante los Inca, era aquella familia formada por toda la descendencia de un curaca, excluyendo de ella al hijo que sucedía en el mando. La institución social básica en esa época que subsiste hasta ahora, eran los ayllus, un conjunto de familias que descendían de un antepasado común, los unía la cultura y la religión, además del cuidado de la agricultura, la ganadería y la pesca de un mismo territorio. Según el agudo etno-analista de coyuntura, Víctor Caballero, hay en el entorno palaciego, en el gabinete y en el Congreso de la República, por lo menos seis panakas en competencia y complementariedad, aunque es verdad que con dificultades y desplantes mutuos que desesperan a los que no somos indígena-pensantes. Veamos.



La panaka de Chota en Cajamarca de donde es el Presidente Castillo, la de Chumbivilcas en el Cusco de la que es originario el Premier Bellido, la de Chupaca en la región Junín que vio nacer a Vladimir Cerrón, la de Pucallpa en Ucayali que inspira a Roger Nájar, la de Lima en donde vive Guillermo Bermejo y la de Andahuaylillas en el Cusco de donde es Verónika Mendoza. A lo anterior se suma las cinco configuraciones políticas que tienen representación en el Gabinete: Perú Libre, Juntos por el Perú, Nuevo Perú y Frente Amplio, que acaban de firmar – ya era hora ! – un manifiesto por la “Unidad para impulsar los cambios de fondo que el Perú necesita” (ver las redes sociales, Diario Uno y El Sobrero de hoy). Ello sin contar los varios independientes y los representantes de organizaciones de base, como el magisterio y los agricultores, que están representados en el variopinto gabinete de Guido Bellido.



Ahora la realidad político-social, los une y los desune, con marchas y contramarchas, el Gobierno Popular del Presidente Pedro Castillo instalado el 28 de julio, con dificultades y debates, pero como expresión de nuestra rica pluricultruralidad y plurinacionalidad.



Balance positivo a dos meses



Estoy convencido que, para entender al gobierno del Profesor Pedro Castillo – luego de cevichear en la costa, coquear en la sierra y masatear en la selva, como he sostenido en otro escrito (1) -, hay que entender que se trata de un Gobierno de alianza entre diversos sectores políticos y sociales que se juntaron para votar por el Profe y encumbrarlo en Palacio desde el 28 de julio del presente año. Esta alianza ha cumplido dos meses en el Gobierno y el balance hasta ahora, pese a la grita mediática de los sectores derechistas y centristas desplazados, que quieren tumbarse al Gobierno u obligarlo a un “humalismo 2.0”, considero que ha sido positivo en al menos siete aspectos:



1) Vacunación de buena parte de la población – 8 millones con las dos dosis o 25% de la población -, dado el buen manejo del tema por parte del ministerio de Salud encabezado por el Dr. Hernando Zevallos, además de que ya estamos preparados para la tercera dosis y la otra ola que se viene, sí o sí.



2) Economía controlada por el buen manejo fiscal-monetario-financiero de Pedro Francke y su equipo, que mal que bien ha detenido el alza de precios – 3.4% anual – y la devaluación monetaria – menos de 9% -, la tranquilización de los inversionistas privados y las calificadoras de riesgo e impulsado la reactivación productiva vía inversión pública, algo de bonos directos, apoyo a créditos blandos de Reactiva Perú, fomento de la agricultura familiar desde el Minagri con el Ministro Víctor Raúl Maita. Todo ello para generar de ingresos y empleos – reactivación por demanda o keynesianismo popular, que le dicen -, a pesar del “terrorismo” mediático de los poderes económicos y los conocidos defensores de la “silla giratoria” desde los medios monopólicos y concentrados.



3) Manejo no represivo de los conflictos socio ambientales y laborales, mediante diálogo abierto con las más altas autoridades de la Presidencia del Consejo de Ministros, aunque con dificultades, a lo que se suman las acciones desarrolladas por las ministras de la Mujer Anahí Durand y el MIDIS Dina Boluarte en favor de las mujeres, los niños, los discapacitados y las poblaciones vulnerables, así como el activo impulso de las políticas ambientales del Ing. Rubén Ramírez en el MINAM, en favor de los recursos naturales como el agua, los bosques, los mares y el aire, en marcha hacia compromisos internacionales sobre cambio climático, protección de la biodiversidad. No es menos importante la labor de las políticas laborales impulsadas por el Ministro de Trabajo Iber Maraví, quien ha sido convocado al Congreso para interpelarlo bajo el supuesto cargo de “apología al terrorismo”.



4) Haber logrado, pese a las marchas, contramarchas, insultos y desplantes, que se le haya dado la confianza, el 27 de agosto con 73 votos congresales, al primer Gabinete ministerial, encabezado por Guido Bellido, con una mesa directiva en contra, con lo que se ha logrado una neutralización momentánea de las fuerzas de la derecha mafiosa y antidemocrática que, por supuesto, siguen al acecho y sin reconocer que en junio perdieron las elecciones. No obstante la espada de Damocles de la vacancia está siempre presente.

5) Aunque con muchas dificultades también y con viejos conceptos de “seguridad nacional” y penal-represivo, existe un inicial control de la seguridad ciudadana y el crimen organizado, neutralizando acciones contraproducentes por parte la Policía Nacional y las FFAA, aunque no es una buena señal el reinicio de erradicación forzosa en Aguaitía y el Alto Huallaga, además de que aún existe incertidumbre sobre la designación de las autoridades que ven estos temas en Devida, la ENACO, el Ministerio del Interior y el Plan VRAEM.



6) Existen avances importantes en la lucha contra la corrupción, con el concepto de “caiga quien caiga”, dado el apoyo del Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Dr. Anibal Torres, el Poder Judicial con sus procuradores y la Contraloría General de la República, por lo que varios de los líderes de algunos de los partidos gobernantes, así como en el Congreso de la República, tienen acusaciones en este tema y existe la posibilidad de que algunos terminen presos por ello, mientras se está logrando finalmente la extradición de Toledo desde los EEUU.



7) Por último, aunque no menos importante, es el buen manejo estratégico de la política exterior peruana, expresada en las exposiciones del primer Canciller Héctor Béjar, la gira positiva del Presidente Castillo a México para participar en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC – como alternativa a la OEA impresentable del señor Almagro -, y a la Asamblea General de la ONU en Nueva York, complementada con las reuniones con inversionistas privados, el Banco Mundial y el BID, todo ello en la defensa de la política exterior por parte del Canciller Oscar Maurtua en el Congreso de la República el día de ayer, que fuera convocado para explicar porque el Perú restableció relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática RASD y porqué el Presidente Castillo se reunió con el Presidente venezolano Nicolás Maduro en México.



Claro que, con esta frazada de retazos y articulación de panakas, se han cometido errores y no pocas designaciones erráticas, pero quiero ver el vaso medio lleno, el bosque y no solo los árboles, apostando porque estamos marchando hacia la cuarta restructuración del Estado y la sociedad peruana en 50 años, que la derecha no desea (2), pero si una buena parte de la población nacional. Es así como la principal conclusión de la última encuesta del IPSOS correspondiente a septiembre, contra todo pronóstico de limeños urbanos y analistas académicos nacionales y extranjeros, arroja que en el mundo rural el 52% aprueba la gestión del Presidente Castillo, 57% en el Sur y en Lima sólo el 29% (3). Similar resultado en la encuesta del Instituto de Estudios Peruanos IEP y La República: 55% en lo rural, 58% en el sur y 25% en Lima (4)



Sobre el ceviche y los saharauis



El cebiche, plato insignia de la gastronomía peruana actual, es imposible prepararlo sin cebolla y sin limón, pero en el Perú pre hispánico éstos ingredientes no existían. Según algunos historiadores gastronómicos, el cebiche es un plato fusión de la culinaria Inca, con la árabe mediterránea, realizado por primera vez en 1532 en las costas de Piura. Ello sucedió con la llegada de jóvenes y bellas esclavas blancas amazighes, andalusíes, magrebíes y quizá saharauis, quienes aportaron al plato fusión no solo las cebollas y el limón ceutí, procedente de la ciudad de Ceuta en la costa occidental de África, sino sobre todo su estilo de filetear, trozar y marinar pescados blancos como el mero, el lenguado y la corvina que, curiosamente, existen en abundancia tanto en el mar del norte de Perú como en el mar del pueblo saharaui que desde hace más de cuatro décadas ha sido usurpado por el reino feudal de Marruecos.



Desde la llegada del limón a los valles piuranos en el siglo XVI, Piura se convirtió en líder mundial de la producción de limón, y esta fruta asiática que por su sabor hiper ácido nadie la comía, menos aún los europeos que no la conocían en la Edad Media, transitó de Nepal a la India, al Golfo Pérsico, al Norte de África y a Al Andalus en el Sur de la actual España, para finalmente ser trasladada al Perú. Desde el siglo VI a la fecha se convirtió en planta ornamental debido a la exquisita fragancia que despide el árbol del limonero, por lo cual estuvo y está presente en muchos de los jardines exteriores de las mezquitas del mundo árabe musulmán. La amalgama de sabores permite que el hiperácido sabor del limón esté presente ahora en casi todas las bebidas y en muchos platos de la culinaria peruana actual y, en el siglo XXI, peruanos y peruanas, somos los que comemos más limón en la Tierra. No es casualidad que el plato Cebiche fuera denominado con una palabra que proviene de la lengua árabe andalusi del siglo XVI, “sibich”, que significaba ácido.



Restablecimiento de relaciones con la RASD



El sabor del “sibich” con mero, cebolla y ají, es una razón adicional para tener excelentes relaciones diplomáticas y de hermandad con el pueblo saharaui y su gobierno. Ello además de que, por tenerlas, potenciamos las relaciones con Argelia y otros países de esta parte de África, como Mauritania y Túnez. En el caso de Argelia, país que da refugio a más de 170 mil saharauis en Tindouf y otros campos, pocos saben que tiene en el Perú una inversión en Camisea de cerca de US$ 1,000 millones a través de la compañía estatal Sonatrach, tiene interés en fortalecer relaciones comerciales con nuestro país y un mayor intercambio comercial con el grupo de países árabes e islámicos.



Por lo tanto, además de razones principistas de soberanía y apoyo a procesos de descolonización, asunto que los reaccionarios congresistas no entienden, la Cancillería peruana por indicación del Presidente Castillo, reabrió las relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática RASD, la única nación árabe de habla española, que habían sido “congeladas” por el fujimontesinismo en 1996, debido a la presión del reino feudal de Marruecos. Hubo protestas por ello de parte de las fuerzas fascistas de derecha en el Congreso, los medios monopolizados, en las redes sociales. Por ello, el Canciller Óscar Maurtua fue convocado dos veces a la Comisión de RREE del Congreso, manejada por el fujimorismo, la última el día de ayer miércoles 29 de setiembre, para preguntarle no sólo sobre el restablecimiento de relaciones con la RASD sino también sobre por qué el Presidente Castillo se reunió con el Presidente venezolano Nicolás Maduro en México cuando viajó para participar en la reunión de la CELAC. La respuesta del Canciller fue contundente y principista sobre los dos temas, lo que ha sido un incordio para los fujimoristas y otros sectores políticos reaccionarios (5).



Luego de explicar con detalle los antecedentes, proporcionar información sobre la RASD y señalar argumentos jurídicos, de tratados internacionales y principistas, el Canciller sostuvo lo siguiente: “En conclusión, señoras y señores congresistas, por todas las razones expuestas y con base en nuestra propia historia, tomando en cuenta los principios y valores de nuestra política exterior, el Perú apoya sin restricciones y en forma permanente el derecho internacional, la libre determinación de los pueblos y la prohibición de la adquisición territorial por la fuerza; sin consideraciones ideológicas. En este caso concreto, ello se manifiesta en nuestro apoyo principista -interrumpido indebidamente entre 1997 y 2021- al ejercicio por parte del pueblo saharaui -representado por el Frente Polisario- del derecho a la libre determinación de los pueblos.”



Pero no menos importante y contundente es el alegato principista y tapabocas, frente a la situación de Venezuela y la reunión entre el Presidente Maduro y nuestro presidente en México con ocasión de la CELAC: “La comunidad internacional comprometida con la democracia ha coincidido en un apoyo decidido a este proceso de negociación porque el mismo constituye la única forma de lograr una salida pacífica y democrática a la crisis venezolana. Incluso, con el fin de colaborar con el proceso, el Perú se ha ofrecido como sede alterna para estas negociaciones. Por ello el Perú, junto con la comunidad internacional interesada en la democracia, apoya al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y a la Plataforma Unitaria de Venezuela y reconoce el esfuerzo de diálogo que vienen desplegando con el apoyo del Reino de Noruega, y el acompañamiento de la Federación de Rusia y el Reino de los Países Bajos.”



Por si lo anterior no fuera suficiente, el mismo miércoles 29 de setiembre, el Tribunal General de la Unión Europea (TUE) desde Luxemburgo, anuló el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos “por incluir el Sáhara Occidental, territorio pendiente de descolonización, así como las ventajas arancelarias que el bloque concede a productos de la antigua colonia española en virtud del pacto comercial entre Bruselas y Rabat. La sentencia del tribunal de Luxemburgo ha estimado dos recursos planteados por el Frente Polisario, pero mantiene la aplicación de dichos. El Frente Polisario argumenta que los acuerdos agrícolas y de pesca UE-Marruecos son ilegales por no contar con su consentimiento, contrarían el Derecho Internacional y privan al pueblo saharaui de beneficiarse de sus recursos en favor de la potencia ocupante” (6).



Triunfo contundente de la RASD y su pueblo combatiente, que enfrenta al reino de Marruecos que ocupa ilegalmente desde hace 46 años su territorio, con el Frente Polisario a la cabeza, usando todas las formas de lucha y con el presidente de la RASD Brahim Ghali y su Canciller Mohamed Salem Ould Salek, quien nos visitó hace unas semanas.



El fantasma de Javier Diez Canseco, socialista e internacionalista, gran defensor de los derechos territoriales del pueblo saharaui y la RASD, quien presidiera la Liga Parlamentaria Perú-Saharaui y fundara el Comité de Solidaridad con ese pueblo (ver su escrito del 2012 “Vientos de Libertad en el Sahara”), ha estado presente en estas decisiones de la Cancillería peruana. Asimismo, en relación con el tema de Venezuela y Nicolás Maduro, el fantasma del embajador Carlos García Bedoya y el de Raúl Porras Barrenechea también ha estado presente, al decidir apoyar la Mesa de Diálogo de México y no el moribundo Grupo o Cártel de Lima, creado por Pedro Pablo Kuczynski, el perrito faldero de Trump. La bola está en nuestra cancha para recrear la Liga mencionada y revitalizar el Comité de Solidaridad con ese pueblo hermano.





*Economista, Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Socialista de Perú.