Guerra en el Sáhara Occidental, cada vez más cerca (PRENSA)

Los acuerdos pesqueros firmados entre la Unión Europea y Marruecos es una violación del «alto el fuego» firmado entre el Frente Polisario y la dictadura de Mohamed VI

Por José Antonio Gómez - 24/06/2020

Fuente: Diario16

A pesar de algunas excepciones, la Unión Europea siempre ha sido favorable a Marruecos en lo referente al conflicto del Sáhara Occidental, como lo es el Estado español. El reino alauita está utilizando varios aspectos para provocar que Europa se alinee con sus intereses en contra del pueblo saharaui. Uno de ellos es el control de la migración subsahariana. Al igual que ocurre con Turquía o Libia, la UE ha alcanzado acuerdos con Marruecos para que sus fuerzas de seguridad contengan la llegada de migrantes a las fronteras europeas. Casualmente, cada vez que en Bruselas o en España se adoptan decisiones contrarias a los intereses marroquíes, se producen incrementos de llegadas de inmigrantes a la UE. De este modo, Marruecos logra tener controlados los impulsos de cumplir con el derecho internacional tanto de España como de la Unión.

El otro aspecto fundamental son los acuerdos pesqueros. Desde el año 1988 hasta 2013 estos pactos nunca delimitaron cuáles eran los límites geográficos en los que los pescadores europeos, sobre todo españoles, podían faenar. Esta imprecisión, en la que se indica dónde empieza la zona sur (paralelo 29), pero no dónde termina, era la que utilizaba la UE para incluir en los acuerdos las aguas territoriales del Sáhara Occidental. Sin embargo, en el año 2015, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que el territorio ocupado ilegalmente por Marruecos no entraba dentro de la jurisdicción de los acuerdos pesqueros.

Sin embargo, los nuevos acuerdos firmados entre la UE y Marruecos sí que incluyen taxativamente los territorios saharauis, algo que puede tener consecuencias muy graves para la paz en la zona. La Unión Europea ha incluido 74 kilómetros de costa que están fuera del control de Marruecos, según los acuerdos de alto el fuego con el Frente Polisario. Esta inclusión reconoce de manera taxativa la autoridad marroquí sobre esta parte del Sáhara Occidental, lo cual vulnera dichos acuerdos de paz que están auspiciados por la ONU y pone en serio peligro la paz en la zona porque los saharauis no se van a quedar parados y los tambores de guerra ya empiezan a resonar con una intensidad desconocida desde la paralización de las hostilidades bélicas en 1991.