El Maratón del Sáhara reafirma su compromiso solidario con los refugiados saharauis(PRENSA)

Los campamentos de refugiados saharauis situados en Tindouf (Argelia) acogerán el 25 de febrero la 20ª edición del Maratón del Sáhara. Cientos de corredores llegados de una veintena de países (desde Estados Unidos hasta Corea del Sur) tomarán parte en esta fiesta solidaria. Los objetivos de esta carrera son dar a conocer la situación de los desplazados del Sáhara Occidental y obtener recursos destinados a proyectos de ayuda humanitaria.

La verdadera carrera de fondo, sin embargo, es la que soportan los alrededor de 170.000 saharauis que resisten día a día en uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra, la hamada argelina. Por eso, el Maratón del Sáhara es muchísimo más que una carrera. Aquí se corre por solidaridad con un pueblo injustamente tratado y darle voz. En el Sáhara se corre por la libertad.

Las zancadas en el desierto de cientos de corredores llegados de diferentes lugares del mundo, se convierten en medicamentos, en material escolar... en toneladas de solidaridad. El eco de estas pisadas, también, es la voz de un pueblo que lleva 45 años viviendo en el exilio. Los saharauis siguen luchando para que se cumplan los Acuerdos de Paz firmados en 1991 -y refrendados por la ONU- que acordaban un referéndum de autodeterminación para el Sáhara Occidental y que Marruecos se niega a cumplir..

Una semana de convivencia

A la sensación de belleza, de soledad, de cierta dosis de aventura que conlleva correr por el desierto, se le añade la inolvidable experiencia que supone convivir una semana con las familias saharauis en sus jaimas. Su entrañable hospitalidad y alegría; la dignidad con la que llevan tener que sobrevivir en medio de la 'nada' ... conquista el corazón de los corredores y sus acompañantes. Por ello, al regresar a sus países, muchos de los participantes del Maratón del Sáhara se implican en proyectos solidarios y se convierten en portavoces del pueblo saharaui y de su lucha pacífica.