El Grupo Parlamentario Belga sobre el Sáhara Occidental pide a su embajada en Rabat "vigilar y seguir el proceso del juicio Gdeim Izik"

Bruselas (Bélgica), 18/07/2017 (SPS)- El grupo parlamentario belga "Paz para el Sáhara Occidental", pidió hoy martes que el embajador de Bélgica en Marruecos, que "envíe un  observador para seguir el proceso del juicio Gdeim Izik" que se celebrara hoy en Salé, Rabat, después de su postergación varias veces.

Los diputados, se comunicaron con el embajador por vía escrita, donde exigieron "enviar de forma urgente un observador para seguir la última fase del juicio".

El grupo parlamentario, quiso llamar la atención de los diplomáticos belgas en Marruecos, "al juicio de un grupo de civiles saharauis, grupo de Gdeim Izik, que está arribando a su fase final", y recordando que "los presos políticos defensores de derechos humanos, han sido condenados duramente por un tribunal militar marroquí. Recientemente, su caso desde diciembre de 2016 está en manos de un tribunal civil".

En la misma línea, los legisladores belgas, argumentaron sus preocupación transmitidas a sus diplomáticos, con el informe hecho por las abogadas francés donde concluyeron que "Marruecos recurre a la justicia para ajustar diferencias políticas con el Frente Polisario".

Las dos abogadas francesas que fueron expulsadas brutalmente de Marruecos,  aclararon que "en medio de la ausencia de suficientes pruebas contra los presos (...) la defensa pidió al Tribunal de Casación, replantear las acusaciones iniciales".

Finalmente, es de recordar, que los presos de Gdeim Izik, fueron sentenciados por un tribunal militar marroquí, con condenas entre 20 años de cárcel y cadena perpetua, a raíz del desmantelamiento en 2010 del campamento de Gdeim Izik en las afueras del Aaiun ocupado. Dichas condena, han sido denunciadas por múltiples internacionales de derechos humanos como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Asociación Cristina Anti Tortura, entre otras.

Posteriormente, el Tribunal de Apelación marroquí, cedió a las presiones de las organizaciones de DDHH y los activistas, y anuló las condenas del Tribunal Militar contra los presos saharauis. Su proceso judicial en la judicatura civil, se aplazó seis veces. (SPS)

 

090/500/303